sábado, 3 de mayo de 2008

DESPEINADA


No te extrañe que hoy esté así de fea,
es lo que tiene bailar sola
con las fronteras de la tarde.
Me apoyé en el quicio del recuerdo
por si el roce de los muslos
despertaba el letargo de tu imagen despeñada.
Y viendo que dormías las nostalgias sin retorno
te dejé roncar cualquier silencio
agarrada al rock and roll de diez cervezas.
Cuando el perfume ficticio
derramó el deseo de tu nuca sin ti,
me despeinaron mis manos
como si te sorbieran la vida en el desorden,
como si estrangularan en cada rizo
tu huida inevitable,
mi no latir desfallecido entre tu pelo ausente.

13 comentarios:

ybris dijo...

A ver so hoy tengo suerte y puedo mandarte los comentarios después de haber podido leerte tus tres hermosísimas últimas entradas.
Es que ando con problemas de conexión, así que te comentaré aquí.
Da rabia bailar sola y tener que recurrir al roce que el recuerdo proporciona porque sólo nos responde el silencio y el sueño sin retorno del otro.
Bienvenidos sean el rock and roll de las cervezas y las manos que nos despeinan.
Magro consuelo el amago de sorber la vida en el desorden de un pelo ausente por la huida.

Es una preciosidad de poema como todos los tuyos.
Lo cual no quita que dé algo de rabia tener que conformarse con lo poco.
Y que conste que yo no te veo fea.
Todo lo contrario.
Gracias por estos momentos tan agradables a tu lado.

Muchos besos.

Sunion30 dijo...

En la oscuridad el baile entre uno y sus recuerdos siempre pasa desapercibido excepto para uno mismo. Uno se abraza al alcohol, repta por la botella, invoca a un cuerpo ausente y se deja llevar por la música. Cuántos habremos bailado alguna noche así...
Y despeinada, Rocío, resaltas la belleza del desorden.


p.s. hoy tocaria: abrazos etílicos?? jaja

Rocío dijo...

Leí en tu blog que tenías problemas de conexión, Ybris. no te preocupes; siento tu compañía y agradezco siempre esas palabras tan amables.
En cuanto a conformarse con lo que tenemos, tienes razón. Así somos de inconformistas los humanos y quizás sea eso lo que nos empuja a seguir (aunque sea con los rulos puestos, jaja) en la lucha cotidiana.
Muchos besos.

Sunion, oscuridad, música, lucecitas tenues, todo eso trae la niebla de presencias ausentes.
Etílico o con B12 ahí va mi abrazo.

Mario dijo...

Nadie está feo cuando está despeinado... Tal vez sea la única manera de estar, o de ser. Todo lo demás es gomina...

El lenguaraz dijo...

Perdone Ud. que disienta, pero yo la veo hermosa. Siento una atracción inevitable por las mujeres que bailan con la vida, porque eso es en definitiva, bailar solos. Su malabar de palabras ha hecho el resto, y sé que me pasaré la mañana volviendo a espiar sus movimientos, su pelo alborotado por el ritmo, deseoso de enredarse a una cabellera ausente, anclada en la nostalgia. Gracias madame, me ha encarrilado el día.

Caperucito Lorca dijo...

Uff, desde el verso de "ella baila sola" todo fue rabia. Qué brillantez has destilado aquí.

Me uno al club de despeinados. Es más, encuentro algo de erotismo (¡mucho!) en los despeinados.

Pero entendemos que has querido utilizar esa imagen, que no deja de ser tan triste.

Víctor González dijo...

Tiene su merced la sensibilidad muy atinada con la palabra justa en cada caso.
Besoso creativos.

Rocío dijo...

Mario, y la gomina es tan pegajosa...Al final, vas a tener razón. Besos.

Gracias a usted, Lenguaraz. Me gusta eso que ha dicho sobre "bailar con la vida". Lástima que a veces nos dé algunos pisotones. Habrá que tener cuidado y no acercarse tanto a ella.

Caperu, vamos a alborotarnos el pelo y que las horas destilen sus rabias. Lo mismo hasta nos ven guapos, jajaja.
Un besazo.

Gracias, Víctor, por verlo así. Besos.

Rocío dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Raquel Fernández dijo...

Bellísimo. Realmente es un placer leerte.
Un beso grande!

Rocío dijo...

Gracias otra vez, Raquel.
¡Un beso!

Neu dijo...

qué bien has dejado plasmado éste!

Rocío dijo...

Gracias, Neu. Espero que llegue pronto ese junio o julio y que pueda leerte de nuevo.
Besos.