domingo, 31 de agosto de 2008

SANDÍA




Licopeno de mi alma, néctar mío,
azuquilla endiabladamente roja,
en tus aguas la risa se remoja
si te muerde mi ley del albedrío.

Se derrama el zumo del estío
por la boca que ansiosa se sonroja
y traviesa del jugo se despoja
para hacer de mi cuello un dulce río.

Te dejo que navegues en mi ombligo
y mojes con tu entraña los calores.
Yo quiero refrescarme así contigo

bebiéndome el caudal de tus sabores.
Reniego del invierno y de su abrigo,
no tienen tus efectos sanadores.

...

17 comentarios:

Máximo Ballester dijo...

Hermoso soneto!
Es que parece ser verdad los efectos que han descubierto tiene la sandía.
"Reniego del invierno y de su abrigo,
no tienen tus efectos sanadores".
Buenísimo.

Un beso.

hm dijo...

Grande Rocío, como nos tienes acostumbrados ;)... qué sensación más refrescante leerla.

Raquel Fernández dijo...

Tus sonetos son maravillosos. Felicidades.
Un beso grande y buena semana.

Antón Abad dijo...

Volveré a leer este soneto en invierno, cuando casi haya olvidado la sangre helada y dulce de este fruto prodigioso. Lo del río dulce bajando por el cuello ha podido conmigo; es Ud. incorregible.
¿Sabe?, en muchas de mis ensaladas de verano, está presente la sandía; y la piña o las manzanas, por eso puedo entender ésta su pasión.

ybris dijo...

Con razón atribuyen a la sandía efectos parecidos a la Viagra.
Si alguna vez se aplican tendrán que incluir este soneto en el prospecto.
Y, además, lo de licopeno y azuquilla le da aires de misterio, cos que siempre le viene bien a los laboratorios.

Bello. Besos.

cuquita dijo...

¡¡¡Qué poema tan maravilloso!!!Su sensación de frescor,su sensualidad.
A mí me gusta mucho la cucurbita,es estupenda en los días tan calurosos que estamos teniendo este verano.
Un beso muy fuerte.

Dr.Krapp dijo...

Esta tarde si el calor aprieta cambiare mi Magnum Crocanti de chocolate, no soy un fántico de la sandía, por la relectura de este soneto tan hermoso o a lo mejor me tomo el helado mientras lo leo. Creo sin embargo que deberé realizar grandes esfuerzos para disfrutar sin conmover con algo tan fresco, tan cristalino, tan definitivamente hermoso y puro.

Dido dijo...

Qué rico, sandía!!, algo que trasciende más allá de las distancias, la frescura de una jugosa sandía en verano, jajaja.

En fin, hermoso el soneto, como siempre!

Te cuento que ganamos con la Guada en el Festival de la Canción y la poesía Mercedaria, mejor poesía y también, con un pequeño grupo de múscia que tenemos, la mejor canción. Fue un fin de semana reconfortante y productivo...

Te doy miles de besos (como diría Catulo, jeje)

Dido

Rocío dijo...

Gracias, Máximo, me gusta que te guste.
Un beso



Hm, y no me digas que después de feria no viene bien una tajadita (de sandía, ehhh):)



Que tengas una buena semana también tú, Raquel. Gracias por tus felicitaciones. Un beso.



Antón, nada hay mejor para el verano que sofocar el calor remezclando los colores de las frutas. Le entiendo también yo. Gracias por disfrutarlo.



Jajajaaa, Ybris, eso dicen. Lo que no descubra la ciencia...
El prospecto, soneto incluído, sería para morirse de risa.
Un beso.



Ya sé que te gusta la cucurbita,Cuquita, jajajaaaaa. Sólo te ha faltado declinarla. ON refrescante.



Mmmmm, Doctor Krapp, tampoco cambiaría yo el Magnum por la sandía. Donde se ponga el chocolate, que se quite todo lo demás, pero agradezco tu combinación de alimentos, dulces como tus palabras.



¡Enhorabuena, Dido! Ya te dije que era muy bueno. Felicita también a tu hermana de mi parte.

Basia mille tibi, jeje

Guinda de Plata dijo...

Fresquísimo, sensual... mágico y maravilloso como siempre, Rocío.

Gracias por hacerme soñar.

B.

cuquita dijo...

Estuve a punto de declinar cucurbita pero me pareció un poco de pitorreo,en este blog,donde se dejan comentarios tan preciosos sobre tus poemas..ajajajajajajaj...
No me chinches que te encanta darme pie para que haga travesuras..
Cucurbita Cucurbitae..ajajajajjjjaaj..
Un beso.

Rocío dijo...

A ti, Guinda, por tus palabras. Beso grande.


Jajajaaaaaaa, Cuquita, y ¿qué hay más precioso que la risa?
On, -onis grandérrimo

Martín G. Ramis dijo...

Muy interesante tu blog.
Te recomiendo Martín Garrido entre el centeno.
te gustará.

José Mari dijo...

Ajajajajaj, ¡Licopeno!!!!! Qué buen soneto, hija. Lo único agradable del día 31... En fin. Llega la época de las manzanas, las peras y los plátanos. Qué espanto. Qué aburrimiento.

Rocío dijo...

Perdona por el retraso, Martín. Allá voy.
Gracias.


Jajajaaaaa,José Mari ¡qué bien te veo en ese bordillo ya nostálgico!
Qué septiembre.

Lula Lestrange dijo...

¡Ay, Sirenita! No sé si es que me he levantado mamífera o si es que tus palabras tienen el poder de levantársela a los muertos, pero tu soneto frutal me ha teñido la mente de ideas diabólicas.

Por cierto, me ha dicho un pajarito que vas a publicar un libro en breve... ya me darás los detalles.

Un besso (con gloss de watermelon),

4ETNIS

Rocío dijo...

Ya te contaré, guapíssima.