sábado, 28 de junio de 2008

¡HABLA!


Cuántas veces he pensado
despabilarte el mutismo,
vapulear tu paz callada
y romperla con un golpe seco
que grite astillas de sangre.
Al menos gotearían los labios
y crepitarían las llamas
rotas
de tu lengua.
Habría un sonido, tal vez fugaz,
apagado en el mismo estertor que lo vio nacer,
pero hablarías.
Clavarías los despojos del silencio
en el choque de dos bocas
y el cristal de tu gemido
s
i
g
i
l
o
s
o
estallaría en un beso.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

...compy los poemas geniales,...pero las imagenes que cuelgas no se le quedan atrás...

enhorabuena

Carlos Becerra dijo...

ROCIO:

Muy bonita obra !!!!!!!

Es que el silencio de palabras y besos es terriblemente cruel.

Puede ser que no tenga nada que ver con tu obra, pero te cuento que conozco muy de cerca a una mujer que en su anterior matrimonio de 27 años de duración, se la castigaba con el silencio, las cabronadas de su ex-conyuge se manifestaban dejándole de hablar por dias, semanas, o meses, segun se le diera la gana.
Así el tarado escondía su ignorancia y su falta de calidad humana.
Te cuento esto (y perdona la lata) pues al leer tu poesía se me vino a la cabeza esa persona que quiero mucho.

Te dejo un cariño, y un gracias por tan lindo post.

CarlosHugoBecerra.

DOCTOR VITAMORTE dijo...

Me pone de los nervios el mutismo de quien esperas una palabra.Y siento todo eso que escribes,hasta el verso final

Omaha dijo...

"Clavarías los despojos del silencio
en el choque de dos bocas"

Buena imagen. Al final el silencio siempre parece interponerse.

Dido dijo...

Cada una de estas palabra, tan finamente unidas, están llenas de una magia especial, que consiguen sobrepasar la calidad de poema para convertirse en un sentimiento... en un dibujo tan real de lo que quieres expresar que consiguen estremecerme toda por dentro.
¡Un ¡bravo! a este poema que ha conseguido robarle un grito a mi enmudecido corazón!

Gracias Rocío por poner en palabras "cosas" que son tan difíciles de expresar!

Dido

P.S./excelente el poema anterior!
estoy más que segura de mañana amanecerá!

Rocío dijo...

Anónimo, gracias. Una imagen vale más que mil palabras, pero el mérito no es mío, sino del google...
Un beso


Carlos, menos mal que, aunque tarde, cambió su vida callada. Besos.


El mutismo es angustioso, sí. No hay nada más terapéutico que lanzarse a hablar y tener a alguien que lo escuche.
Siento que lo sientas, doctor Vitamorte.


Cuánto me gusta el silencio y cuánto lo odio, Omaha.

Rocío dijo...

A ver si es verdad y amanece, mi Dido.
Siempre es bonito disfrutar de tus bonitas palabras.
Un beso emocionado, linda.

Raquel Fernández dijo...

Rocío: Leerte es siempre una aventura apasionante. Me gustó especialmente este poema, quizás porque yo necesito todas las palabras, todas las explicaciones, y muchas veces me tuve que conformar sólo con el silencio.
Un gran abrazo y que tengas un precioso fin de semana.

Noray dijo...

Un beso siempre
rompe el silencio.

Bello poema.

Un abrazo

AM dijo...

DESPUES DE MILES DE SIGLOS DE INSPIRADOS QUE AGOTARON TODAS LAS CONVINACIONES DE PALABRAS POSIBLES, APARECISTE TU. ERES GRANDE MARAVILLOSA, LA MEJOR.

cuquita dijo...

El silencio es lo peor que hay,Rocío.
Por eso,yo siempre hablo sin parar y a veces me dices:"Chica,calla un poquito"jajjajajjajaja..Sólo me hace estar casi muda los dolores de garganta y otras enfermedades..jajjajja..
Es una alegría hablar sin freno y tener a alguien como tú que escuche siempre mis palabras.
Precioso poema.El anterior es maravilloso y creo entender en quién estabas pensando cuando lo escribiste,así que yo,más que nadie espero que amanezca pronto,con un sol tan fuerte que nos obligue a todos a irnos al Club a pasar la tarde entre risas y "perapiñas".
Un beso muy fuerte.

Rocío dijo...

Raquel, te entiendo. El silencio muchísimas veces es bueno, pero nuestro silencio no suele coincidir con el de los demás. Cuando queremos que hablen, callan y cuando no queremos oír una palabra, las tenemos a raudales. Cosas de la vida...
Abrazo grande y recuerda: ¡adelante!


Sí, Noray, un beso es otra forma de hablar.
Gracias.
Besos.


Agradezco tu efusividad, Am, aunque no sea cierto.


Charlatana Cuquita, tú eres como la vieja del chiste que iba por el río abajo. No callas ni ahogá. Eso está bien.
Bueno, el poema anterior es una mezcla de algo que tú conoces y con versos inspirados a partir de una frase que me dijeron y robé (por eso va entre comillas). No hay poemas reales, son batiburrillos de sensaciones siempre.
On grandérrimo

Raquel Fernández dijo...

Querida Rocío, terminé de rearmar mi blog y te enlacé, cosa que quería hacer hace tiempo.
Te dejo muchos cariños.

Ana (...) dijo...

Precioso Rocío. Realmente precioso. Me encantó.

Yo también he pensado una y mil veces en la forma, el método exacto para romper el silencio. Pero por otra parte estuve pensando hace un rato que el silencio siempre va cargado de significado, que sea silencio no quiere decir que sea vacío.

Rocío dijo...

La mayoría de las veces, Ana, el silencio es enriquecedor, pero, claro, la mayoría de las veces...
Beso