domingo, 22 de junio de 2008

DE TRABAJO Y DESPROPÓSITOS



Me preguntas cómo río
si estoy drogada hasta arriba
de tizas adulteradas,
de fracasos estampados en un verde ventanal
que no se abre hacia el futuro.
Si no duermo por no soñar
y un rojo es la nota arrítmica
que me ruge en el estómago.
Cómo aguanto las mañanas
si no cantan pajarillos
en las ramas del infierno
y un sabor de sinsabores
me chirría la garganta.
Yo te digo
que no son doce los junios
que queman mi calendario
y mientras pasa pensaré
cuánto me gusta el payaso
con su nariz tan roja
y tan de alquitrán el alma.

16 comentarios:

cuquita dijo...

¡¡¡Oj!!!Qué preciosidad.Notas las que se nos vienen encima esta semana,¿o no?
Pero...¿Y lo que relajan?Con el soniquete átono de mi voz al estilo
A91..jajjajajajja..así hasta 35 veces..ajjajajajja..y yo encantada de hacerlo.
Un besazo y enhorabuena por el poema.

Rocío dijo...

Gracias, moscarda mía.
ON.

Carlos Becerra dijo...

ROCIO:

Bella, muy bella la obra . . .

Si me lo permites, y sin querer molestarte te diría que los payasos
con su nariz tan roja y tan de alquitrán el alma son muy peligrosos, y muchas veces dejan heridas que forman huellas imborrables y dolorosas.

No me tomes a mal por meterme en tu vida, es que yo la poesía me la tomo siempre en serio y pienso que todos escriben sus vivencias y quizás este no sea tu caso.

Con afecto.
CarlosHugoBecerra.

Rocío dijo...

Claro que te lo permito, Carlos. La poesía, una vez escrita, es de los lectores y puedes interpretarla como desees. Sin embargo, no veo el peligro del payaso - no en este caso concreto-, cuyas heridas nunca se muestran por los colores que las visten. A eso me refería.
De todas formas, como siempre, es un poema que tiene todo y no tiene nada de mí.
Independientemente del "fracaso" o "cansancio" que se saque de estos versos, estoy enamorada de mi trabajo en cuerpo y alma.
Un beso y gracias por tus palabras.

Dr.Krapp dijo...

Seguro que pronto, después de la ardiente noche, llegará el balsámico rocío del amanecer con su manto para dulcificar hasta el más persistente alquitrán.

cuquita dijo...

Siempre fui moscarda,desde muy pequeña.Como el poema va de la enseñanza,tengo que decir que tuve en el "cole" una profesora que me decía:"Eres como la mosca del anuncio del Nescafé,por favor,entona"jajjajajaj..
Esa chica ha sido y será la mejor profesora que he tenido jamás,hacía que las clases fueran maravillosas y que hoy,después de diez años recuerde todo lo que nos enseñó en su asignatura,así como todo el cariño que me dio cuando más lo necesité.
Rocío,cuando el cansancio de Junio se apodere de ti,piensa en la labor tan bella que haces,en cuántos corazones habrás calado durante estos años.Eso es lo que nos llevamos los alumnos,el cariño y amor de quienes fueron nuestros maestros..No importa tanto que una palabra sea Sujeto o Complemeto Directo,es mejor recordar que algún día fuimos especiales para nuestros "profes".
Eso es lo que siento yo cuando voy a mi colegio y me encuentro con todos aquellos que me arroparon,que me valoraron,que en definitiva,me QUISIERON Y ME SIGUEN QUERIENDO COMO SOY.
Un beso y ánimo.

Raquel Fernández dijo...

Rocío, suelo ser bastante escueta en mis comentarios, sobre todo cuando lo que leo me conmueve mucho. Este poema es realmente excelente. Felicidades!

Omaha dijo...

Me gusta lo que has dicho de que la poesía, una vez escrita, es de los lectores, de las interpretaciones que hagan. Y yo puntualizaría aún más diciendo que debería ser de los "no lectores" también. Utopía poética.

Me llena de desconcierto esa imagen final del payaso, ese alquitrán en el alma.
Pero es un desconcierto con gustirrinín. ;-)

Sunion30 dijo...

Ánimos Rocío que sólo falta un último empujón para acabar con uno de esos junios!
Un abrazo! Joan.

Dido dijo...

Te comento rápidamente, para no seguir desaparecida, pero me estoy yendo al colegio...jeje (son las siete de la mañana!)
Cada vez que entro y leo tus poesías mi día comienza nuevamente, creo que tienes ese don de poeta que consigues hacer latir el corazón de tus lectores!
Esta poesía es especialmente bella, resuenan en mi los tan significativos versos:
"Si no duermo por soñar
y un rojo es la nota arrítmica
que me ruge en el estómago"
Has conseguido renovar el ritmo de mi corazón para seguir en este día y me llevaré conmigo estos versos!

MUCHAS GRACIAS POR REGALÁRNOS OBRAS TAN LLENAS DE TODO!

tu "alumna argentina" (jeje)

DIDO

Víctor González dijo...

De fracasos estampados en un verde ventanal.
Este verso por sí solo ya se sale.
Uf! pobres de los fracasados sin esperanza, sin futuro, sin otro verso que este.
bESOS CREATIVOS.

ybris dijo...

Tizas adulteradas y fracasos estampados en ventanales.
A veces uno se siente así.
Menos mal que nos gustan los payasos.

Oye. Cómo me gusta leerte.
Gracias
Un beso.

Rocío dijo...

Dr Krapp, siempre es bonito leer la poesía de tus comentarios. Gracias.



Cuquita, nunca me olvido de qué es lo que les queda cuando se les olvida todo. Eso es lo más bonito y lo que me hace ir cada mañana con una sonrisa que ilumine los chaparrones. Un On grandérrimo.



Cuánto me alegra volver a verte, Raquel. Gracias, linda.



La ley del equilibrio, Omaha. Nos llenan de alegría los colores porque existe el negro del alquitrán, ¿verdad?. Gracias :)



Joan, cuatro días para darle un patón a junio, jajaja. Un beso.


Mi querida alumna argentina (jeje), mi Dido, pero ¡qué bien escribes! Ya quisiera yo que todos mis junios estuvieran llenos de letras como las que tú juntas. Que sepas que no pienso perderte de vista. Un abrazo tan grande que abarque los mares y te llegue.


Pobres, Víctor....No me gusta la palabra "fracaso", nada, nada y creo muy poco en ella. Todo el mundo tiene la capacidad para luchar o debería tenerla y sé que esos "fracasos estampados" en el verde ventanal no es más que un verso.
Confío en ello.
Besos.


Y a mí, Ybris. Besos de colores.

Dido dijo...

Tus abrazos me llegan día a día con cada una de "tus palabras" que leo en este bello blog!

Ana (...) dijo...

Pero bueno Rocío tú qué pasa, cada vez que te leo expresas mejor, no veas cómo llega!

Ana (...) dijo...

Sí, volví buscando al payaso que estampaste aquí. Tremendo.