lunes, 9 de junio de 2008

DESIERTO




Mi avaricia traga los rojos de tu boca,
chorros de vino helado,
guindas efervescentes
de un paladar insomne
por sed de desasosiegos.
Lamo la ansiedad
que derraman tus ojos
y fluye a las comisuras
donde un estanque te anega.
Se me descarnan los labios
columpiando el beso

..en .........

........................un......
....vai ..............
...........vén

que te seca y es oasis de mis espejismos.
Allí me tumbo al sol de tu risa ya temprana
y entonces son como dátiles
lo que ahora baña a mi lengua
alquitranada de arena.

13 comentarios:

Dido dijo...

No había visto este blog!
Me resulta misterioso cómo te las arreglas para tener tiempo de producir semejantes obras!
Estuve leyendo muy velozmente estas poesías, y las encuentro llenas de magia!
Realmente me trasladan a otra dimensión mientras las leo.
Desde muy niña fui amante de la poesía por ese poder especial que tiene de hacerte sentir sólo por medio de palabras!
Felicitaciones por este blog, porque es realmetne bello!

Carlos Becerra dijo...

ROCIO:

Es asombroso como uno tiende a cobijarse en los labios, brazos, o entrañas del ser querido.
RO, esta obra me recuerda a una de Alfonsina Storni, que se llama "Luz", te la dejo de regalo, y si quieres ( me lo indicas ) y te cuento como y porque la escribió.

Anduve en la vida preguntas haciendo,
Muriendo de tedio, de tedio muriendo.

Rieron los hombres de mi desvarío...
¡Es grande la tierra! Se ríen...yo río...


Escuché palabras, ¡abundan palabras!
Unas son alegres, otras son macabras.

No pude entenderlas; pedí a las estrellas
Lenguaje más claro, palabras más bellas.

Las dulces estrellas me dieron tu vida
Y encontré en tus ojos la verdad pedida.

¡Oh tus ojos llenos de verdades tantas,
Tus ojos oscuros donde el orbe mido!

Segura de todo me tiro a tus plantas:
Descanso y olvido.



Atte.
CarlosHugoBecerra

Rocío dijo...

Dido, ¡qué sorpresa verte por aquí! Me alegro de que te guste y, ya sabes, anímate a hacer tú uno también de poesía.
En cuanto a lo del tiempo, cuando te gusta mucho algo, lo sacas de donde no hay. Además de que es una buena terapia para el estrés.
Un beso, linda.


Gracias, Carlos, por tu regalo. Claro, cuéntame por qué, soy muy curiosa :)
Besos.

Raquel Fernández dijo...

Bellísimo, Rocío. Un trabajo maravilloso.
Un beso.

Carlos Becerra dijo...

ROCIO:

Alfonsina Storni era una poetiza que si bien había nacido en Suiza se sentía muy argentina pues allí, en mi patria había vivido la mayor parte de su vida. (esto te hablo a principios del siglo XX)

A ella le costo mucho manejar la temática sensual con una erótica sinceridad en aquellos tiempos. La sociedad la juzgaba cruelmente, pero su talento y sus ganas de escalar socialmente la hicieron brillar en el panorama local y europeo.

Las crónicas de la época la tildaban de "desprejuiciada", poco antes del año 1940 (Creo que en 1938) ella tenia diagnosticado un cancer, y durante muchos años había sufrido las tormentas de un amor secreto, ese romance y sus misterios se los llevo a la tumba, o mejor dicho al mar.
Mar del plata, una hermosa ciudad balnearia del sur de Buenos Aires, en Argentina, fue su hogar en los últimos años de su vida, allí le escribió a ese amor secreto ( del que mucho se especulo) y en sus letras es fácil adivinar cuan grande era su entrega y pasión
"...
Las dulces estrellas me dieron tu vida
Y encontré en tus ojos la verdad pedida.

¡Oh tus ojos llenos de verdades tantas,
Tus ojos oscuros donde el orbe mido!

Segura de todo me tiro a tus plantas:
Descanso y olvido".

Rocío te cuento que la noche anterior a internarse en el mar y suicidarse escribió su ultimo poema (Voy a dormir) y lo dejo para ser enviado a un periódico muy importante de Argentina (La Nación), y decía así:


Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera,
una constelación, la que te guste,
todas son buenas, bájala un poquito.

Déjame sola: oyes romper los brotes.
Te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases
para que olvides. Gracias... ah, un encargo:

si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido.



Rocío, tanto amo el pueblo argentino a esta Alfonsina que entre su cancionero mas exitoso se encuentra enta samba dedicada a ella:

Alfonsina y el mar:

Por la blanca arena que lame el mar
su pequeña huella no vuelve más,
un sendero solo de pena y silencio
llegó hasta el agua profunda,
un sendero solo de penas mudas
llegó hasta la espuma.
Sabe Dios qué angustia te acompaño,
qué dolores viejos calló tu voz,
para recostarte arrullada en el canto
de las caracolas marinas,
la canción que canta en el fondo oscuro
del mar la caracola.
Te vas Alfonsina con tu soledad,
¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?
una voz antigua de viento y de sal
te requiebra el alma y la está llamando,
y te vas hacia allá como en sueños,
dormida, Alfonsina, vestida de mar.
Cinco sirenitas te llevarán
por caminos de algas y de coral
y fosforescentes caballos marinos
harán una ronda a tu lado,
y los habitantes del agua van a jugar
pronto a tu lado.
Bájame la lámpara un poco más,
déjame que duerma, nodriza, en paz
y si llama él no le digas que estoy,
dile que Alfonsina no vuelve,
y si llama él no le digas nunca que estoy
di que me he ido.
Te vas Alfonsina con tu soledad
¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?
una voz antigua de viento y de sal
te requiebra el alma y la está llamando,
y te vas hacia allá como en sueños,
dormida, Alfonsina, vestida de mar.


Bueno Rocío, ojala te guste esta parte de la historia, Alfonsina era genial y una adelantada, quizás en este siglo XXI no se habría suicidado.

Atte.
CarlosHugoBecerra

Dido dijo...

Qué alegría encontrarme con Alfonsina Storni aquí!!
Tenemos con Carlos el orgullo de haber nacido en la patria que alojó toda la historia esta gran poetiza!
Qué belleza esa zamba!!! Mi hermana y yo hicimos una versión preciosa con piano y flauta!
Te recomiendo Rocío que la escuches, la voy a postear en mi blog dedicada a vos.
En cuanto a la poesía... y sí... hoy justamente un profesor me insistía que siguiera escribiendo... pero bueno, creo que pronto lo haré, pasa que es como la música, son mis dos pasiones, y cuando me dedico a ellas pierdo la noción del tiempo... prefiero terminar tranquila mi secundario y ya luego podré hacerlo, jeje
Un abrazo enorme!!

Caperucito Lorca dijo...

Uy, ese vaivén... Encuentro imágenes realmente buenas, además perfectamente encadenadas una detrás de otra.

Los rojos de la boca, los chorros de vino helado, la guinda...

Si tuviera que colgarle un sabor a tu poesía, ése sería el del dátil. Ummmmmm. Delicioso.

ybris dijo...

Tras las amables y cariñosas palabras de tus comentarios en mi página, no encuentro yo las adecuadas para que no parezca el mío una respuesta obligada a las tuyas.
Realmente por aquí me siento a gusto disfrutando de tu excelente poesía y hay veces que te leo y releo a sabiendas de que ese tiempo que empleo contigo impedirá que pase por otras páginas que tendrán que esperar a otra ocasión.
Tu poema hoy es especialmente bello y sugestivo para quien ve esas degustaciones amorosas como la manifestación de una comunicación que cada vez se hace más intensa con el paso de los años.
Ese columpiarse del beso tan gráficamente expuesto vale por todo un día de reposo con los ojos entornados mirando a la distancia (del tiempo y del espacio).
Gracias por todo. Seguiré (cómo no) pasando por aquí a disfrutar como hago siempre.

Un beso

Rocío dijo...

Carlos, gracias por dejar aquí su historia. La canción- preciosa, por cierto-, sí la conocía. El mar, tan presente siempre, hasta en la muerte. Él sí tuvo la suerte de abrazarla.
Gracias de nuevo. Besos.


Raquel, agradezco tus elogios y más aún porque te admiro. Un beso.


Dido, me pasaré a oírla. Y no dejes de escribir. Un beso, guapísima.


Se nota que somos golosos, Caperu, y que estamos muy cerquita de las palmeras. Voy a vaivenear ahora por tus mares, que creo que han nacido unas ramas de las olas y hay que regarlas. Un beso.


Eso es la vida, Ybris, un columpio que a veces nos lanza a las alturas y otras nos estampa contra el suelo. Habrá que intentar no caerse agarrándonos a ese beso.
Gracias a ti.

Víctor González dijo...

La parte gastronómica del principio le da un toque innovador, tipo Adria, y la poesía es innovación y paseo por los sentidos.
Besos creativo.

Sunion30 dijo...

..se me quedó la boca seca del calor, la piel dorada de arena...

Sigues explorando en tus viajes a través del desierto,buscando oasis de sensualidad.

Muy bueno, como nos tienes acostumbrados :)

Besos, J.

Neander dijo...

un desierto para dos... precioso
claro que ya no estar� desierto
me debato en un pi�lago de perplejidades

Rocío dijo...

Jajaja, Víctor, es que la gastronomía también es arte. Un beso.


¡Gracias, Sunion! Me alegras la tarde.
Besos.


Neander, eso es, piélago y desierto, soledad y compañía, contradicciones finalmente.
Gracias por pasar.