martes, 31 de marzo de 2009

MI DAMA DE NOCHE


Sé que te duele la mano
de tanto estirar
cuando la atrapan mi sueños
y cruza los abismos
tropezando con las rocas,
dejando por cada arista
el goteo sangriento
que lameré en tu abandono
para volver a encontrarte.

Mano desgajada,
miguitas de cuento hambrientas.

Lo sé, pero sonrío
a la laxitud de tu carne
y me aferro a los tendones licuados,
al jirón de piel etérea
estirada a mis dominios,
suave,
débil,
dolorida.

Dedos navegantes,
polizones del deseo.

Devoro la sutilidad de la caricia,
tu suplicio dilatado,
la condena sugerente
de rasgar tu mano entera
desvanecida en mi boca.
...

15 comentarios:

Carlos Becerra dijo...

Rocío, que bonita obra, y ese:

"Devoro la sutilidad de la caricia,
tu suplicio dilatado,
la condena sugerente
de rasgar tu mano entera
desvanecida en mi boca".


Un epitafio maravilloso para esta excepcional poesía tan plena en pasión.

Como siempre, admirándote te dejo un cariño.

CarlosHugoBecerra.

Maritoñi dijo...

Cómo eres niña, me has conomivido tanto, lamer el abandono.

Eres tan intuitiva del alma...

Besos con azúcar glasé.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Qwerty dijo...

Las manos…ay, las manos. Junto con los ojos, lo mejor de nuestro hardware. Yo creo que porque son mucho más por lo que dicen que por lo que son, que están más alrededor que dentro: mirada y gesto de aire desplazado.
Nunca me había parado a sentirlo. Gracias.

(Miguitas de cuento hambrientas guiando a esos dedos navegantes. Feliz travesía).

Un besazo, portento.

DOCTOR VITAMORTE dijo...

Esa mano desgajada, de dedos navegantes, bien se merece el título de dama.Está condenada a ser devorada.

Rocío dijo...

Gracias, Carlos, cariño recibido. Besos.

Y tú tan dulce, Maritoñi...
Un beso.

Qwerty, lo que yo te responda aquí se hace pequeño, casi diría que sobra. Dices que esas manos te han dicho; a mí me dicen tus palabras, tu cariño, tú.
Un beso enorme con el deseo de que estés bien. Yo beso tu mano.

Doctor, bien dices, y ese castigo de ser devorada no sabe de amnistías. Así de crueles y nebulosos son los sueños.

ybris dijo...

Más la mano sedienta que el corazón enardecido.
Quizás porque el corazón no tenga dedos navegantes, polizones del deseo.
Quizás porque la mano puede desvanecerse en la boca que ansía devorarla.
Quizás porque el abandono de la mano sea el mejor camino para encontrar al otro.
Quizás porque lo dices de una manera...

Besos admirados.

David Vegue dijo...

Resulta que venía doliéndome la mano por estar toda la dama de la noche intentando hacer un milagro imposible, de momento. Y de pronto, antes de acostarme, miro y me pregunto: ¿cómo sabías que me duele la mano? Está claro que para bien y para mal, en la palabra habitan más de cuatro elementos. Después de leerte el dolor no desaparece, pero cambia. Ahora es más bello. No me equivoco al pensar que el verdadero sexto sentido es la palabra. Con la misma mano que hacen estas palabras te dejo un beso en tu sexto sentido.

NoSurrender dijo...

Las manos duelen de Realidad. De frío, de calor, de amor y de vida. Es el sentido que más nos acerca al mundo. Me encanta ver cómo descubren sus manos los bebés.

Soportándome dijo...

Maravilloso este estiramiento de piel.
MAgnífico como siempre, Rocio.

Besos

Rocío dijo...

Quizás porque tienes el don de meterte en mis versos y sentirlos. Gracias, Ybris. Besos.


Espero, David que esa mano esté del todo sana para curar con la magia de la que hace gala. Cinco besos.


Y es una suerte que nos duelan, NoSurrender...


Soportándome, un besazo.

Elwimg dijo...

No creo que exista una Dama de noche más dulce.


Un saludo

Dido dijo...

¡Mi muy querida Rocío, que en este día tan especial el Señor te llene de alegría por la certeza de que está vivo y te ama!

July dijo...

Hasta el dolor mas terrible, posee su maravillosa belleza :)

Pero Somos muy torpes y no siempre la encontramos, hoy tu lo has conseguido.

Mi enhorabuena :)

Abrazozz

Rocío dijo...

Gracias, Elwimg, por tu visita.

Un beso, Dido, preciosa.

Estoy contigo, July, la belleza se oculta en lugares insospechados.
Bezozz