lunes, 27 de abril de 2009

ARIADNA


No tengo el hilo que lleva
a la voz de las gaviotas.
El ovillo se ha podrido
por la humedad de los días,
se lo comen los gusanos.
Soy la heroína cobarde
aislada sin islas negras
ni vela en las manos blancas.

Cautiverio de paredes.

Quédate, pues, a la espera
en la espiral sin salida
donde un monstruo aliña sus astas
con el filo de los sueños,
donde yo, en la inquietud del insomnio,
tras sus párpados te abrazo.
...

14 comentarios:

cuquita dijo...

Roci,qué preciosidad.
¿Es para alguien el poema?
Me da que lo has hecho pensando el alguna persona.
Sea o no,es bellísimo.
Un beso pericardioso.

Konrad VH dijo...

Las imágenes son, sencillamente, waw! Precioso

ybris dijo...

No te veo perdida en laberinto ninguno.
No necesitas hilo.
Quizás nunca esté perdida quien se reconoce cobarde, aislada y sin medios.
Y menos aún quien espera abrazada a quien ama insomne al filo de los sueños.

Precioso, Rocío.

Besos.

M@riel dijo...

¿Qué puedo decir? Fantástico, sin duda. Me quedo con "Donde yo, en la inquietud del insomnio, tras sus párpados te abrazo".

Besos.

DOCTOR VITAMORTE dijo...

Esta Ariadna que lamenta el abandono de Teseo, un día abrazará a Dioniso y abandonará su cautiverio.

NoSurrender dijo...

Todos los laberintos tienen su minotauro, y la salida siempre es Otro que se mueve dentro de otro laberinto.

Por cierto, me has hecho recordar a Borges:

Zeus no podría desatar las redes
de piedra que me cercan. He olvidado
los hombres que antes fui; sigo el odiado
camino de monótonas paredes
que es mi destino. Rectas galerías
que se curvan en círculos secretos
al cabo de los años. Parapetos
que ha agrietado la usura de los días.
En el pálido polvo he descifrado
rastros que temo. El aire me ha traído
en las cóncavas tardes un bramido
o el eco de un bramido desolado.
Sé que en la sombra hay Otro, cuya suerte
es fatigar las largas soledades
que tejen y destejen este Hades
y ansiar mi sangre y devorar mi muerte.
Nos buscamos los dos. Ojalá fuera
éste el último día de la espera

Salud!

Sir Bran dijo...

Existen cautiverios más persistentes que las paredes.
Sean las razones, o los límites de la lógica.
Pero me ha encantado leerte.
Ese antagonismo de "la heroína cobarde" me ha encantado.
Saludos.

Anónimo dijo...

SIMPLEMENTE MAGIA (iL VIVO)

Dhanaev dijo...

Hermoso, ilustración y poesía.

Mil besos :)

MOMENTOS DE LA VIDA dijo...

Muy bella poesía! es mi primer visita pero seguiré por aquí, un gran beso!

Rocío dijo...

Gracias a todos. No me paro más porque voy con prisas.
Besos rápidos.

Sunion30 dijo...

...cautiverio en el laberinto, cautivero en la isla al ser abandonada...lo importante es no perder el hilo Ariadna...

Una preciosidad Rocío.
Un besote! J.

Rocío dijo...

¡Gracias, Joan!

Me alegra verte. ¡Un beso!

Ego dijo...

Ariadna no se resignaría. Si se pudre el hilo, se inventa.
Un (b)eso por el filo