viernes, 9 de enero de 2009

EROS NO VE




Lento es el mirar con que te miro,
atinando en las pupilas de tu enigma
con caricias transparentes,
- no te roza mi boca-
y sacio la sed cristalina
en el humor de tus ojos.

Tibiamente.

Me disparas vida en las retinas,
me ciegas de luz
-ceguera blanca la llaman-
Yo le llamo paraíso oculto
en donde encuentro mi nombre.



14 comentarios:

Lúzbel Guerrero dijo...

¡PLÍÑ! ¡Qué lujazo!

Deliciosa como siempre, si hasta me dan ganas de que alguien me quiera de ese modo, ciegamente (así al menos tndré una oportunidad)

Oiga Rocío, quería hacerle una pregunta, ¿no me podría recomendar para que Raquel Fernández me dejara entrar en su blog?

Rocío dijo...

¡Gracias, Lúzbel!

No puedo recomendarte, tampoco yo puedo entrar y no tengo otra forma de localizarla.

Lo siento

ybris dijo...

Lentitudes de miradas que al final aciertan con caricias entre enigmas.
Eso es saciar la sed.
Eso, ceguera blanca o paraíso oculto.

Me gusta tanto que me da hasta casi vergüenza reconocerlo.

Besos.

Qwerty dijo...

Sabes que no sé de poesía; son para mí palabras mayores. Pero yo te agradezco que me estés acostumbrando a saborearla, fundamentalmente por las tuyas, pero también por los poetas que recomiendas. (Hoy, en el periódico, Ángel González nos contaba: “Si sale amor, avanza la primavera”. ¿Cómo no aficionarse?)
Lo que quería decirte hoy es que el primer verso de esta: “Lento es el mirar con que te miro” me ha arrancado un pensamiento del fondo de la intuición.
Y es el siguiente: Tú tienes poemas bravos, rápidos (casi todos los sonetos, por ejemplo) y otros lentos y casi masticables (este, por ejemplo)
O dicho de otro modo: algunos son olas violentas rompiendo en diques y otros, olas amables que acarician la orilla. No tengo decidido cuáles me gustan más.

Y digo yo que será por la influencia de ese mar que adoras, que puede que se cuele en tu pluma de forma inadvertida. Qué se yo…

Soportándome dijo...

Qué bien escrito en tas pocas palabras encontrar la identidad a través de la mirada del otro. Me ha encantado.

Maritoñi dijo...

Mw gustado lo del disparo de vida en las retinasª¡¡¡

DR. FREUD dijo...

Qué cierto es que a veces Eros no ve. Ni con pupilas, ni retinas, ni nada...

DOCTOR VITAMORTE dijo...

Rocio, en el ámbito de la poesía seguimos moviéndonos en un entorno romántico. Espero darte pronto datos de cómo el amor es todo menos ciego. Cosas de las conexiones neuronales, las llaman.
Mientras disfruta de los paraisos ocultos

Juanjo dijo...

Una bonita forma de describir una mirada.

Gracias por tu visita.

Rocío dijo...

Hay miradas que dan más sed, Ybris y se sacia mirándolas.
Un beso


Si tú no sabes de poesía, Qwerty, apaga y vámonos....
Alguna vez te dije Nos reiremos de la literatura, que es un arte menor cuando estás tú (Carlos Marzal). Pues eso...
Tienes razón en el cambio brusco de mis poemas, supongo que será el reflejo de mis no términos medios. ¡Muchos besos!


¡Qué bien resumida la esencia, Soportándome! ¡Gracias!


Tú me has disparado la sonrisa, Maritoñi. Gracias por tu visita y por descubrirme tu blog.


No sé yo si en este caso habrá que dormirse para ver. Usted sabe más de esas cosas...


Hasta el amor está en el cerebro Doctor Vitamorte. Me pasaré a ver qué nos cuentas.


Gracias a ti, Juanjo

DR. FREUD dijo...

Que acertados son sus comentarios en el blog de Freud. Saludos.

Rocío dijo...

El blog de Freud es buenísimo, Doctor, se lo recomiendo.
Siempre gracias

Novicia Dalila dijo...

Hola Rocío.
Vengo desde menudo latazo, el blog de mi Soport del alma (le tengo un cariño especial) y me ha llamado la atencion tu casa porque casualmente hemos elegido la misma foto para la última entrada....
La misma flor entre tinieblas nos ha inspirado dos sentimientos distintos...
¡¡Que curiosos somos los seres humanos¡¡¡

Encantada de conocerte

Rocío dijo...

Igualmente, Novicia. Voy a ver tu margarita (mi flor preferida, junto con el girasol) en un santiamén.
Un beso, guapa.