sábado, 1 de noviembre de 2008

POSOLOGÍA




Me cura tu palabra,
no tus ojos cuando retan al sosiego
ni la curva de esa boca,
bóveda incapaz
de una roma acelerada.
...
Ahí me queda tu figura
lejana al tacto,
trémulo sentir
de cada célula que invade.
...
Pupilas insostenibles,
bozal de furia en mis dedos.
...
No te toco,
te miro
y golpeo tu alfabeto
con el ritmo de los labios.
...
Me cura tu palabra
...
y la repite la piel del alma
inconsecuente, voraz,
en el verso que me robas,
si cantan la no materia
los poros de tus dos manos.

...

21 comentarios:

hm dijo...

¿Esto es medicina alternativa?, jajaja... genial, como simepre.

M@riel dijo...

"Me cura tu palabra
y la repite la piel del alma
inconsecuente, voraz,
en el verso que me robas".

¡Cuánta hermosura, cuánta poesía, cuánta maravilla!
Fantástico, Rocío.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Il Vivo a la carga...desde el balcon de su alma...cada día escribe usted mejor Dra. Rocio.

Hank dijo...

Cuando la palabra supera al acto y vale más que mil imágenes.

(el silencio es a lo que alcanzo después del golpe)

Me contienes,inconsecuente y voraz, a manos llenas de no materia y con bozales en la mirada, retadora sin remedio.

Desaparecer y ser tu aire curativo.

Raquel Fernández dijo...

Bellísimo, Rocío. Un poema para atesorar.
Un abrazo.

Rocío dijo...

Medicina la tuya, Hm, vengo de allí y me has dejado paralizá.
No sé si te han avisado de que quizás nos veamos en breve.
(Ya hablaremos) Un besazo.


Gracias, Mariel, por el cariño de esas palabras. Otro abrazo para ti.


Anónimo, Dra. frustrá, diría yo, pero qué bonito suena.


Qué facilidad tienes, Hank, para tambalearme con tus comentarios. Me llega el aire poético de tu aliento curativo.


Raquel, un honor que me atesores. Un beso

Enrique Salvatierra dijo...

Muy bueno si señor, y enhorabuena por tu libro¡¡¡¡

cuquita dijo...

Ojalá todas las posologías de los prospectos de los medicamentos fueran tan preciosas como ésta.
Después de esta dosis de belleza me voy a clase,pensando que cada día vales más y eres mejor escritora.
En mi libro de Ética de 4º de ESO,preguntaban:"¿Cómo quién querrías ser de mayor?"
Yo,sin dudarlo un minuto puse:
"Como mi hermana Rocío"
Está claro que me queda mucho para alcanzarte,por eso,me flipa estar a tu lado.
Un beso,Roci.

Guinda de Plata dijo...

Después de algún tiempo sin pasarme por blogs amigos (por duras circunstancias, sólo con ánimo para actualizar de vez en cuando el mío), esta noche me pongo al día y me encuentro con tus palabras hechas tesoros. Cada vez escribes mejor. Parece imposible que te puedas superar, pero lo haces, Rocío.

Genial. Genial. No tengo más palabras.

Besos admirados,

B.

Lúzbel Guerrero dijo...

¡PLÍÑ!, un diez Rocío
La verdad es que eso de la roma acelerada se me atragantó, pero entiendo en general el sentido
¡Manos que hablan susurros en la piel!; con poros a su vez que se abren para beber, definitivamente, me gusta

ybris dijo...

Ni figuras ni miradas.
A veces es la palabra.
Tus versos, como ahora, los que curan.

Deliciosa medicina, Rocío.

Besos.

Euterpe dijo...

Rocio, tengo una propuesta para ti...jajaja creo que te gustará.

¡¡Mañana te lo cuento todo!!

Rocío dijo...

Gracias, Kike, tengo una llamada pendiente el viernes y ya hablamos. Un beso.

Cuquita, ay, no hay prospecto capaz de templar tus exageraciones...¡Un beso, moscarda mía!

¡Uf, Guinda, espero que la mala racha vaya mejorando. Besos, linda y mucho ánimo.

Luzbel, ¡gracias por la nota!
No te me atragantes: Bóveda incapaz de una roma acelerada es porque ni Roma precursora, inventora de la bóveda, pudo hacer una curva semejante.

Gracias por probar este jarabe, Ybris. Un beso

Mmmmmm, Euterpe, miedo me das... Espero ansiosa esa propuesta ;)

DR. FREUD dijo...

Cuánta razón lleva, la palabara cura, y también la relación!

DOCTOR VITAMORTE dijo...

Felicidades Rocío.
Del grito, voz sin aliento,
al trémulo sentir
de la palabra poética.
Encuentras remedios curativos,
sin salir de casa,
para la piel del alma.

Rocío dijo...

La relación en la palabra, eso siempre,Dr.Freud.


Feliz me hacen tus felicidades, Doctor Vitamorte. Gracias.

Antolín Amador Corona dijo...

Un poema que deja todo su sabor en el paladar del lector. Me gusto pasar por tu rincón. Nos veremos

Juan Miguel dijo...

¡Ay esas recetas de amor!, ¿quién no ha deseado alguna vez poder comprar esa medicina que cura todos los males?

A cambio de tu precioso poema hoy te regalo una de mis canciones preferidas (http://lamusicadelanoche.blogspot.com/2008/06/meravigliosa-creatura.html), y es que la ternura cuando menos lo esperamos puede convertirse tanto en poesía como en melodía. Un abrazo.

Mujeres Artesanas dijo...

Preciosos poemas Rocio

Rocío dijo...

Nos veremos, Antolín, seguro.

¡Gracias, Juan Miguel! Ya puedo entrar sin problemas a tu página. ¡Vivan los dioses! Un abrazo

Mujeres artesanas, agradezco tus/vuestras palabras.

Fermín Gámez dijo...

Bellísimo poema.
Me gusta muchísimo la imagen que has creado en estos versos en concreto:
"y golpeo tu alfabeto
con el ritmo de los labios"