lunes, 17 de noviembre de 2008

INUNDACIONES

Foto de Lely Muñoz (Melilla)

...
En esta tarde gris,
de playas de caña y barro
con vuelo agridulce de gaviotas
y olas que retuercen el salitre,
busco al dios de mis infancias
escondido en cualquier cielo.
...
Más me vale hoy la prudencia,
hay días para callar
y tragarse las letras
poemando hacia dentro.

...

27 comentarios:

FERMÍN GÁMEZ dijo...

¿Por qué infancias en plural, Rocío?
Me gusta, pero quiero sonsacarte.
Y esa mezcla de ese tiempo y lo mitológico- no sé, pero intuyo que ese dios es un dios mitológico.

"poemando" hacia adentro. ¡Sugerente!

Rocío dijo...

Porque no he tenido una sola infancia, Fermín, o sí, pero ésa se ha repetido en determinados momentos y lo seguirá haciendo. Ponerla en singular habría sido reconocer que era algo pasado, único, que ya no volvería.

En cuanto al dios, está en minúsculas, como más me gusta ponerlo. Quizá el influjo de la mitología me ha llevado a hacerlo, pero no me refería a Dios concreto- dentro de lo no abstracto que pueda ser, evidentemente-, sino a ese dios bueno, amigo y cercano en el que cree todo niño y que jamás le fallará.

No sé si te he podido aclarar lo que querías.
¡Gracias!

Dylan Nes dijo...

Hay días donde mejor no haber despertado, donde todo lo que decimos es un guiño a nosotros mismos. Hay tarde de tormentas, como la que describes, tardes donde todo lastima, donde nadie se encuentra.

Bellisimas palabras, me ha encontado tu poema y la foto nos hace tener respeto por la naturaleza.

Nes

mucho_que_contar dijo...

Precioso, Rocío. Quizá lo he asociado a la imagen que acompaña a tus bellas palabras, pero según lo interpreta mi infinita ignorancia, he de decir que hay mcuhas situaciones donde, desgraciadamente, sobran las palabras.

Hank dijo...

Y el dios que yo sueño, ¿no estará escondido en el cielo... de tu paladar?

hm dijo...

A mi, en estas situaciones terribles es cuando más me gusta la naturaleza... ya sé que no para vosotros, pero para mi no hay nada como ver una torment y los rayos ocupan el cielo... ver el río así, me parece bellísimo.

Rocío dijo...

Yo sí me encuentro en ellas Dylan Nes, disfruto con las tormentas, pero, claro, mi casa no se cae y si me pilla en la calle, intento refugiarme y verla desde dentro. El problema es para los que no tienen dónde meterse. Gracias por tu visita.

Mucho_que_contar, ésta es una de ellas. La imagen lo dice todo.

A saber dónde se encuentran los dioses, Hank, yo tengo tantos...
Un beso.

Hm, te entiendo, porque nosotros pocas veces hemos tenido el río lleno, ¿verdad?
Y es precioso, es una maravilla ver cómo baja una cortina de agua desde el cielo negro serpenteado por rayos. Pero es lo que le decía antes a Nes. El problema no fue la lluvia aquí, sino el desastre que ocasionó en Marruecos el caudal del río.
Un beso grande.

DOCTOR VITAMORTE dijo...

La furia de la naturaleza,
su fuerza,
nos hace tragarnos las letras,
nos hace sentirnos pequeños
Espero que te encuentres bien

Dido dijo...

Queridísima Rocío! Me encuentro frente a mi computadora... intento hacer un trebajo, pero esta poesía me ha dejado especialmente impresionada... no sé bien por qué pero creo que tus palabras han conseguido, desde la primer poesía que leí, realmente adquirir unpoder especial sobre mí... te admiro profundamente porque tus poesías tienen verdaderamente vida!!!!
GRACIAS, GRACIAS por estas experiencias!!!

Soportándome dijo...

Genial lo de poemando hacia dentro, si encuetras al dios dame la dirección. Besos.

Anónimo dijo...

Gracias por volver a escribir...n1.

Rocío dijo...

Gracias, Doctor Vitamorte, estoy en casa encerrá, pero por un resfriado. Las aguas no me pillaron. Besos.


Dido, un abrazo grande que cruce los mares, preciosa. Muchísimas gracias.


Jajaja, Soportándome, te lo enviaré urgente y certificado. Besos.


Gracias a ti, Anónimo, por leerme.

CARLOS LABARTA dijo...

Cuanto ha hecho Machado en nuestra intimidad, en nuestro imaginario...
La luz gris, completa la sugerencia de los últimos versos rescatados del bolsillo de su traje ajado, el de antes casi de morir... Infancias, cuando la infancia nuestra fue feliz, una, y cuando fue triste otra...Todas las infancias, una sola, variable y de dos caras que sólo un recuerdo caprichoso aviva, para acallarnos y poetizar... Poemar para adentro, reflexionar melancólico... Perefecto, Rocío... Es genial!
Un enorme saudo... Eres mi descubrimiento del día... Ya le he puesto otro nombre a este día... El de tu blog...

cuquita dijo...

A mí sí que me recuerda a mi infancia,infancia liada en una manta,frente al balcón de casa cuando alguien a quien adoro me decía:"Chica,cuenta cuando veas el relámpago,a ver cuando suena el trueno".
Ahora,pagaría para que me volvieran a liar en esa manta de cuadros rojos y azules y seguir contando hasta mil.
Me ha encantado el poema,la imagen es impresionante.
Besos.

salvochea dijo...

Si a veces como dices hay que poemar hacia adentro.

Porque hay días en que desearías destilar veneno para obligar a tragarlo a los culpables de tantas cosas.

La naturaleza es hermosa, te lo dice uno que goza muy a menudo de ella en esta hermosa tierra del bierzo, pero si a una bicicleta le pones palos en los radios te caeras de ella.
Eso sucede con la naturaleza, taponamos sus salidas naturales para edificar, pero oh, casualidad, allí nunca habitan los ricos.

Saludos desde El Bierzo.

Como dice Ramón Trecet "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo"

Angel dijo...

Cuando encuentres a ese Dios de la infancia... me lo cuentas, Rocio! jajajaj!
¡No hay forma de encontrarlo! jajaj!
Besos, Rocío... tan Rocío como siempre!

PD Me sigue encantando leerte!

Víctor González dijo...

Te he recordado con las noticias, he visto por tus ojos y ahora siento lo que me trasmites.
Beso creativo.

M@riel dijo...

Una hermosa poesía de sabor sublime. Me ha encantado.
Un abrazo.

Rocío dijo...

Mis infancias te sonríen, Carlos. Muchas gracias.


Cuquita de mis amores, saca la fregona y vamos a convocar una tormenta. Con suerte, el miércoles por la noche compruebo lo que pesas.
;) ON


Salvochea, la belleza se encuentra hasta en el salvajismo de la naturaleza, siempre que lo miremos de lejos. Saludos agradecidos.


Ángel, yo creo que tú estás más cerca de él. Tráete en tus alas un trocito.
Besos.


Gracias por tus recuerdos, Víctor. Un beso.


Te abrazo, Mariel.

cuquita dijo...

¡¡¡Uff!!!Me muero de ganas de que llegue el miércoles por la noche,con tormenta o sin ella,será un día especial, igual que siempre que estoy a tu lado.
Un beso.

Máximo Ballester dijo...

Esos días para juntar luces y echarlas al cruce de nuevos y más activos días. Poemando: latiendo.

Un beso.

Jesus Dominguez dijo...

Poemando hacia dentro... ¡qué bueno!

Un saludo

Jesús Domínguez

luzbelguerrero dijo...

Es verdad cielo, parece que el horno no está para bollos
¿Es barro todo eso?

Rocío dijo...

Lo fue, Cuquita, y lo repetiremos...
ON


Qué bonita definición de "poemar", Máximo. Latir, sí, no lo podías haber expresado mejor. Gracias. Un beso.


Gracias, Jesús por tu visita. Saludos.


Luzbel, se supone que fue agua, pero más barro llevaba que otra cosa. De azul poco tenía. Consuela saber que el sobrenombre del gran Danubio era sólo eso, una canción. Besos.

DR. FREUD dijo...

Parece usted qeu sigue poemando hacia dentro. Debería hacerlo hacia afuera y publicar otro post. Un admirador.

Raquel Fernández dijo...

"Poemando hacia adentro"... Exquisito.
Un beso enorme.

Rocío dijo...

Dr.Freud, gracias por su admiración.

Grandísimo para ti, Raquel