lunes, 22 de septiembre de 2008

MÉNADE


...

Desde el arrebato que me arroja
a desvelar tu misterio
bajo el tirso de mis piernas.
...
Dentro de la palabra,
en la primigenia lujuria del fonema,
laringal renacida entre las tripas.
...
Te quiero destrozado por el caos
de rugidos sin sintaxis,
desordenado y fugaz,
incompleto en la mesura
salvaje de mí.

Con la fiera altivez
que Amor da a los inmortales.
Ante el disparate de una guerra redimida
por el fragor de mis ojos,
tras la muerte dionisíaca de tu sangre
en un cuerpo a cuerpo

s
i
n

a
l
m
a,

... comunión irrefrenable
travestida de arena y yedra.

...

7 comentarios:

Antón Abad dijo...

¡Vaya, hoy no he entendido nada!
Volveré otro día más lúcido; a ver si tengo más suerte

Dr.Krapp dijo...

A lo mejor no hay que entender nada. A lo mejor simplemente es la música de las palabras las que nos muestran su intencionalidad.
Brutal, Rocío.

Rocío dijo...

No se preocupe, Antón. A ellas tampoco las entendían...

Me gusta tu oído, Dr. Krapp. Consérvalo siempre.
Gracias, músico.

Dido dijo...

Querida Rocío Estoy medio apurada pero no quiero prolongar mi ausencia por estos mares...
Hermosa esta poesía... como todas las otras!
¡Te mando un beso grande!

Dido

P.S./ Lamento la poca profundidad de mi comentario... ya voy a volver con más tiempo!

mertxy dijo...

NAVEGANDO DESDE UN MAR AMIGO LLEGUÉ ESTA NOCHE A TUS COSTAS Y ME HE ANEGADO CON TU ANTIPOEMA QUE DE FORMA SUBLIME ME HAN DEJAD SIN FONEMAS EN EL TRIANGULO DTLCE DONDE SE PIERDE EL ALMA...
MIL BESITOS DESDE DONOSTI
ME ENCANTO
MERCHY

Rocío dijo...

Tranquila, Dido, ésta es tu casa con prisas o sin ellas. Siempre serás bienvenida.

Mertxy, gracias por dejar tu sentir. Que te lleguen mis besos.

Antolín Amador Corona dijo...

Genial la fuerza que contiene cada verso. Un gustazo