lunes, 21 de julio de 2008

SOY DE MAR


Qué bien se llora
cuando las calles están
aun más vacías que el alma
y las olas van de luto.
...
... No añaden nada unas gotas
al infinito,
pero el mar, desconsolado,
me ofrece su sal entera
por cada lágrima.
...

12 comentarios:

Anónimo dijo...

La mar tiene mucha mucha suerte te tiene como amiga...y encima compartes con ella tu alma...que suerte la vuestra

hm dijo...

Me encanta el poema, al leerlo casi es más real la imagen en la emte que el texto. Al menos a mi me parece una historia, es casi como un cuento muy corto.

Dido dijo...

Qué hermosos estos últimos poemas...
Este último me llega especialmente... Estoy melancólica porque quiero volver a donde estaba la semana pasada y la lectura de tus versos remueve lágrimas en mis ojos...
Ante la tristeza del regreso, volver a leer tus poesías me llena de alegría el corazón!
Un beso grande amiga! y feliz día!

Dido

p.s./tenemos que terminar la traducción, el jueves te mando mi versión porque no la tengo acá.

Raquel Fernández dijo...

Precioso poema. Me gustó mucho.
Un beso muy grande.

Víctor González dijo...

La reflexión final es demoledora.
Un beso.

José Mari dijo...

Anda, el comentario que te puse hace dos noches no está. Ya me pareció raro que se bloquera la página. En fin. Aha Aha, en la poesía todo es empezar. Hace años que empezaste y este pema es la prueba factible de que eres grandiosa, acuosa, rosa y mariposa.
Onnnnnnn

Rocío dijo...

Anónimo, me despierto y me duermo con el mar. Es el mejor confidente de mis tristezas y alegrías. Las penas se las lleva hacia dentro y cuando estoy alegre me regala en el rumor de las olas su carcajada.


Qué alegría verte por aquí, Hm. Tú disfrutas el poema porque también eres de mar; qué ratos hemos pasado lanzando la infancia en redes y recogiendo ilusiones...
Un beso grande.


Bienvenida, mi Dido. No es mala la melancolía, pero deja que se quede dentro sólo lo necesario para que en esa ausencia valores cuánto disfrutaste. Y llora, siempre llora, que luego la risa será aún más fuerte.
No me olvido de tu traducción y mucho menos de ti. La semana que viene nos ponemos manos a la obra.
Un beso a tu mar, preciosa.


¡Gracias, Raquel! Otro enorme para ti.


Como demoledor son los sentimientos, Víctor. Un beso.


Jajajaaaa, José Mari, con la musiquilla del Aha y todo...
On, Maestro.

Dr.Krapp dijo...

El mar es un compañero afable de nuestras dichas y desdichas ...en la distancia.

DOCTOR VITAMORTE dijo...

Precioso intercambio de agua y sal.Una lágrima ¿un pequeño mar?

cuquita dijo...

Me identifico con este poema.Cuando era pequeña todas las tardes mamá me metía en el agua del mar,llorando,pataleando,¡¡¡qué fría estaba!!!
Sin embargo,ahora prefiero y sueño con el agua fría de Lanzarote,disfrutando de mi Jarrita y del calor insoportable que hace en aquellas playas.
A ver cuándo nos vamos a la playa,Rocío,con un barrilito de Heineken,a llorar en este caso de alegría,cerveza va,cerveza viene.
Un beso cervecero.

Omaha Beach Boy dijo...

Grandioso. La segunda estrofa impacta en el corazón.

Rocío dijo...

Sobre todo porque escucha, Dr.Krapp y parece que acunara con su vaivén.


Una lágrima ¿un pequeño mar?. Preciosa reflexión, Doctor Vitamorte. Tantas cosas puede haber en una sola lágrima...


Cuquita, tú lo arreglas con la Heineken. Que lloren cerveza nuestros ojos, jaja.


Tu comentario sí que me ha impactado, Omaha.
Gracias.