domingo, 6 de julio de 2008

(Con una sonrisa me despido. ¡Hasta la vuelta! Besos a todos)



SONETO A TU RISA

Mordería tu risa a dentelladas
cuando bebes del cáliz de mi cuello
y asomada a tus labios yo me estrello,
saltando de un balcón sin balaustradas.
...
Me llega tu sonrisa a bocanadas
y deja mis pulmones sin resuello,
¡qué ansias de tragar en atropello
tus dientes y su luz a cucharadas!
...
Si quieres, te hipoteco mi alegría,
firmando las entradas con tu boca.
No importa el interés ni el dividendo;
...
ya tengo suficiente garantía:
reír a pierna suelta como loca,
al ver siempre mis lágrimas riendo.




16 comentarios:

Carlos Becerra dijo...

Rocio...

Que linda obra !!!!

Me gusto mucho, te lo digo de alma.

"Si quieres, te hipoteco mi alegría,
firmando las entradas con tu boca"

Es genial !!!!!

Que disfrutes mucho de la vida, es el deseo de este argentino melillense.

Un cariño.
CarlosHugoBecerra.

Anónimo dijo...

Parece que dominas tus letras como tus sentimientos...que buena eres No lo dejes... lo bueno nunca debe de acabar...y mucho menos una sonrisa jajajajaja...ánimo Rocio y buenas vacaciones

cuquita dijo...

¡¡¡Oh!!!Qué poema tan bonito.Que te lo pases muy bien.
Un beso muy fuerte.

Miguel Marqués dijo...

Hola Rocío...

¿Tú vienes de la parte de Aviador, no?

Lo primero, gracias por tu comentario... Tardío y refrescante, de esos que uno descubre semanas después :D Me gustó que te gustara :)

A mí me ha hecho mucha ilusión ese blog homenaje a lo grecolatino! Fui de letras puras, y después incluso estudié griego moderno, y tengo una punzadita dentro que muy de tanto en tanto me recuerda los aoristos y espirítus, y me repasa mentalmente el sonido tremendo y dulce del griego clásico. Aquello era delicioso.

Y, qué te voy a decir de esto. Otra sorpresita, la del soneto. Entre tanta rima y verso libre, el que ajusta los ritmos y las cadencias y además cuenta cosas, me merece un abrazo como poco. Así que felicidades.

Te dejo por cierto el blog de un amigo poeta, melillense y Jose Mari, que también le pega al soneto y la medida: kaluita.blogspot.com

Un abrazo y vuelve cuando quieras!

Raquel Fernández dijo...

Querida Rocío, el poema es precioso. Espero que vuelvas pronto a deleitarnos con tus palabras.
Un beso grande.

ybris dijo...

Por favor, Rocío, qué preciosidad.
Si no fuera persona seria y respetable te diría que leyéndote dan ganas de reírse y disfrutar de tus versos mientras tanto.
Suscribo, de todas maneras, la hipoteca de tu alegría.

Pásalo bien hasta tu vuelta.
Esta despedida temporal merece una buena recompensa de descanso de alegrías y de risas.

Besos.

FERMÍN GÁMEZ dijo...

Divertido soneto, Rocío. Que tengas muy buenas vacaciones. Te esperamos.

Anónimo dijo...

¡Buen viaje!

Gracias por tu sonrisa endecasílaba

Ana (...) dijo...

Joder Rocío, qué chulería. Es imposible que no sonría si se te caen las ideas en palabritas de colores.
Yo firmaba, también, para que las letras con él fuesen de cambio. :-)

Ya queda menos para el amanecer.

manolotel dijo...

Devoto como soy de los sonetos
tu filigrana artística me invita
a glosar a quien no lo necesita
por sus versos hermosos y completos.

Dueña la risa de la dueña, escuetos
han de ser mis elogios: Ni bonita
ni alegre que hasta un muerto resucita.
Prefiero no meterme en vericuetos.

Pero si te diré que aquel que llega
hasta aquí y admirado copia y pega
en su blog estos versos que confiesas

Sospecha en esa boca un ingrediente
que debe ser muy dulce porque siente
envidia de la risa a la que besas.

Un besote

Juan Miguel dijo...

Menos mal que tu despedida parece ser que sólo es temporal y con motivo de unas merecidas vacaciones porque nada más volver a casa de un viaje y encontrarme en tu blog con ese título en serio que me cortó el aliento al pensar en quedarme sin mi ya mi rutinaria dosis de poesía.

Pásalo muy bien, vive cada segundo y cada experiencia al máximo y que las musas te guíen para que a tu vuelta tus preciosos versos nos sigan acompañando a todos.

Víctor González dijo...

Bueno bueno y Manolotel rematando así,. Por favor menudo estilazo. Echo en falta la referencia al euribor, jajaja.
Besos.

Rocío dijo...

Carlos, gracias de corazón. Disfruta también tú y aprovecha el verano, aunque tengamos hoy esta tormenta (preciosa, por cierto).
Un beso.


La sonrisa es lo más bonito que puede tener una persona, Anónimo. Que no acaben nunca las ganas de sonreír y que siempre haya unos ojos cantarines que curven nuestra boca por ese bello regalo. Besos sonrientes.


Ya estamos aquí, Cuquita. On grandote y cervecero.

Miguel, no sé si llegué por el blog de José Mari o por el de Lara, lo cierto es que te leo desde hace tiempo y es un orgullo que me nombres a ese kaluitas, porque es mi hermano, jeje.
Me alegra que te guste lo clásico, ya ves, yo qué te voy a decir si esa es mi vida...
Un beso grande. Nos leemos...


Gracias, Raquel, preciosa. Cariños para ti.

Ríe, ríe, Ybris, sin miedo. Así me contagias a mí. Muchos besos.

Gracias, Fermín, seguiré disfrutando de ellas, pero ya en casita.

Gracias a ti, segundo Anónimo...

Ana, me has hecho sonreír con lo del amanecer. Si abrimos bien los ojos, siempre es de día, sólo que a veces los colores llegan turbios porque los párpados se afanan en cerrarse. Les pondremos pinzas... Besito.


Manolotel, ¡qué preciosidad de regalo me has dejado aquí! Me lo guardaré, tenlo por seguro. Otro besote para ti, artista.


Aquí sigo, Juan Miguel hasta que no sean las musas las que se remojen en la playa y se olviden de mí. Un beso.


Jajajaaaaa, Víctor, no sé por dónde irá. Soy tan mala para los números... Esperemos que la subida no nos afecte demasiado. Besos.

cuquita dijo...

Los "on" siempre tienen que ser cerveceros si es que son para mí.
Este poema,que habla de sonrisa es muy propio de nosotras dos,¿eh?.
Siempre consigues que a tu lado la vida se vista de carcajada, ¿o no?..jejjejjjeje.
Un beso muy fuerte.

Ana (...) dijo...

Rocío, acabo de percatarme que aquí también dejaste el semblante del payaso en ese final.

Rocío dijo...

Sí, Ana, a ver si es porque soy una payasa... :)
Pero estas lágrimas finales son de risa.