miércoles, 12 de diciembre de 2007

SI CALLAS O SI NO


Me deliras cuando choca tu silencio
con las uñas de las sombras
y sangran los párpados rotos
un bostezo sigiloso.
Tus palabras me desmayan
si es que bailan
los desplantes de otros labios
y muerde al aire la espera
porque no encuentra tu boca.
Me atraviesas las fronteras de la calma
en tu eco silencioso
o en tu voz muda de mí.

9 comentarios:

Pigmalión dijo...

En mi modesta opinión es en este tipo de poemas donde te ves como pez en el agua. En las metáforas desgarradoras e hirientes. Entre silencios y sombras. Donde las uñas, los labios y las bocas sugieren que entre tanta crispación persiste también la ternura y el deseo.
Me resulta extraño que después de dos días no tenga algún comentario que lo valore como merece.
Yo creo que es realmente bueno.

F.

Anónimo dijo...

Soy el silencio en el lomo de los libros, soy la huella digital de unas baladas, la crispación ausente del corte de unas uñas, el latido que se ahoga y se detiene…, y ¿cómo vivir ahora con la sangre coagulada?

(Y dígame: ¿en esta librería hacen descuentos a los extranjeros?)

Rocío dijo...

Gracias, Pigmalión.


Anónimo, eso sí que es un poema y no lo que yo he escrito.

(La dependienta, con una risa asustada, levanta, atónita, los ojos como diciendo pero qué dice éste y responde un no, lo sentimos, pero no para de darle vueltas a la cabeza cuando llega a su casa y cambia los libros por los fogones)

Gracias ;)

José Mari dijo...

Hija, qué buen uso del verbo delirar, todo un acierto.

Cuquita dijo...

Yo silencio guardo poco,tú ya lo sabes.Tiro más a cacatúa.¿Y mi poema?Me lo va a echar Baltasar,¿no?.Un beso lleno de salud,porque el Gordo no nos ha tocado.Los versos,preciosos,eres una artista.On

Caperucito Lorca dijo...

Tanto "tu estantería" como tus "navidades a destiempo" como éste se merecen mi aplauso.

Veo que no les ha tocado el Gordo (aquí tampoco).

O sí. Quizá nos toque cada día sin darnos cuenta... Un beso repleto de espumillón para ti y los tuyos.

Rocío dijo...

Perdonad el retraso. Muchas gracias a los tres.

José Mari, no se te escapa una, jajaja.

Cuquita, ya veremos a ver qué hay en las canastas...On

Caperu, Feliz Navidad, guapísimo. Me alegro de verte. Que descanses estos días y disfrutes de tu familia. Un beso

Ana (...) dijo...

¿cómo hiciste? este poema es absolutamente precioso. De delirios están cargados también los silencios.

Rocío dijo...

¡Gracias,Ana! Es verdad, los silencios están cargados de todo, hasta de gritos.
Me alegra mucho que lo disfrutes. Besos.