miércoles, 26 de septiembre de 2007

EN SILENCIO

Se escapan
lentamente
de
tu
mano
mis
palabras.
Las que no llego a decir,
ciegas en su inexistencia;
las que ya son ahoras
y en tus dedos las disuelves.
Me deshabitas los nombres,
cubres desnudas las ruinas
con que amueblas tu garganta.
Tras la voz desposeída,
desde el hueco de
mi
balbuceo,
pones ritmo a este silencio
temblándolo entre tus voces.

7 comentarios:

Pigmalión dijo...

Las palabras que ya nacieron con pies que las incitaban a correr escapando de las manos para evitar dejar constantancía de que un día las habitaron ( sigues usando mucho el verbo habitar).

Ayyyyy, la voz. Que pronto se olvida una vez que deja de escucharse. Porque temblando ya no suena igual, claro.

José Mari dijo...

El verso "Me deshabitas los nombres" es fabuloso, como mi achaque de gota, en estos treinta recién estrenados. Buen blog. Yo ya he retomado el mío, a ver si consigo ir actualizándolo.
Besos.

hanksiolitico dijo...

Yo que nada sé de nada y mucho menos de poesía, sé que estos versos los has escrito para que yo los lea, si no ¿por qué cada palabra clava a la anterior dentro de mí? Cuando termino, el poema me atraviesa y sólo queda el punto fuera.

No es lo mío (consumidor grosero de narrativas), pero nunca que vengo a este blog me decepciona y siempre me sorprendo devorando tus poemas verso a verso.
Enhorabuena (así nos sentimos los que te leemos cuando lo hacemos).
;-)

Rocío dijo...

Pigmalión, interpretación extraña del poema, pero eso es inevitable. ¿El verbo habitar? Si sólo aparece una vez...

José Mari, me alegra que señales ese verso porque a mí también me achaca las médulas. Aprovecho ahora y voy al tuyo a saborearte con parsimonia. Besérrimos.

Hank, qué ilusión que hables "en mi silencio" y que la no voz sean alfileres en tus retinas.
Gracias por estar aquí.

MOD QUINTANA. dijo...

Hola, Rocío querida:

En fin. Aquí estoy. La verdad es que no tenía pensado dejar un mensaje, pero ese "besérrimo" me ha birlado, astuto rufián, una sonrisa automática que me conduce ahora, dicharachera y digital, por entre las teclas.
Ay, qué cosas consiguen a veces las pequeñas palabras, filamentos lumínicos que se cuelan por las rendijas de los "ángulos oscuros" -que diría el bueno de Bécquer-, para convertirse en riendas que alegres nos desbocan.

Gracias, Rocío, por el soplo de purpurina. Gracias, Rocío, por la espontaneidad mentolada.

Bueno, tu poema. Tu poema.
Es el poema más profundo que te he leído. Se abraza al vacío existencial, y no lo hace de puntillas ni a través de delicados encajes. Practicamente se lo come. Lo agarra de la testud y lo doblega bajo la pica acerada de la exacta denuncia.

En fin, es acojonante. Creo que este resumen que acabo de hacer es más nítido y de mayor justicia, sí. Me ha dolido la forma, y en eso hay que felicitarte efusivamente, pues es indicador de oficio y de solera, pero combato el fondo.

Y ahora, el fondo.

Rocío:

Tú eres de mayo.
No dejes que el silencio te aprisione. Somos nosotros, criaturas generosas y privilegiadas de la naturaleza, las que agarramos por los cuernos los vacíos de la vida y les damos una forma a nuestro antojo. Somos nosotros, quienes convertimos los eriales en vergeles, con un solo parpadeo.

Siente tu poder, Rocío, sólo exhala, y el vacío de las palabras no dichas se colará como una temerosa salandra de humo por entre la succión de una grieta.

Exhala y puebla este lugar de resuellos y de destellos. A esta vera vendré, a nutrirme los frutos de la invicta Madre Tierra.

Gracias, muchas felicidades y un besérrimo muy grande.

MOD QUINTANA.


P.D. Madre mía la de operaciones que he tenido que hacer para dejar un comentario en este blog, deberías ponerlo un poco más fácil a los anónimos impenitentes como yo… El sistema me ha ¡¡¡obligado!!! a ponerme nombre, quel horreur! Y además no admite mis tags... Oh, mais c'est impitoyable ce machin!!!
(((Es un poco pena porque mi anonimato son las fichas para esos pícaros juegos "gato-caza-ratón" a los que me gusta entregarme.))) ;) Bueno, de perdidos al río, más se perdió en Cuba, dicen…

Rocío dijo...

Mod, qué sorpresa y qué comentario tan elaborado, madre del amor hermoso. No me extraña, de hecho, porque nos tienes acostumbrados a eso, pero te lo agradezco muchísimo.

Me hablas del poder del silencio y con una figura muy buena, el humo que lo impregna todo. De acuerdo contigo,aunque a veces el silencio gana en la lucha, poderoso él y nos vence. De cualquier forma, me gusta tenerlo de compañero y escuchar lo que no me habla al oído, pero me remueve los abismos.

P.D.: He arreglado la configuración para que no haya que registrarse. No estoy muy ducha yo en estas cosas y poco a poco voy aprendiendo.

Muchos érrimos

mod quintana. dijo...

Pues a ver si me enseñas, querida poeta y amiga, porque acabo de crear un blog titulado Yo No tengo blog ni lo quiero tener, en el que deseo admitir las locas ráfagas del anonimato. Y todo eso ha sido por tu culpa. Bendita Rocío, las semillas que caen en tu tierra alumbran árboles siameses. Nunca hacer un comentario me produjo un bien ni regocijo mayor.

Por cierto, he colgado ya un escrito grandioso, ;). Quid pro quo, ya me entiendes...

Jajaja, bueno, por aquí nos veremos, ilustre. Este poema, pienso que debería de lucir en foros. Aquí, de momento, poca gente se beneficiará de su diáfana lumbre.

Un beso precipitado en lluvia de plumas.