lunes, 22 de marzo de 2010

Cojo tu mano.
Con una sola tocas
mis seis sentidos.
...

12 comentarios:

Luis Antonio dijo...

Merecido homenaje al sentido del tacto...

Eleanor dijo...

Rocío! Tanto tiempo, como con unas simples palabras has dicho mucho; el placer de la guitarra!! Muy muy bonito: Un beso o 2!

Maritoñi dijo...

Últimamente esto va de manos.

Rocío dijo...

¡Gracias, Luis Antonio!


Eleanor, otro o 2 para ti. A ver si hablamos, guapa.


O de alas,Maritoñi... :)

Anónimo dijo...

Esta es mi chica.
Pabernosmatao.

ybris dijo...

Bello haiku.
Hay manos que hasta tocan el sentido común.

Besos.

Dido dijo...

¡Hermoso!
Tiempo hacía que no me sumergía en estos mares... Y bien que me ha hecho retomarlos...

¡Abrazos argentinos!

Amparo

Sobreíntima dijo...

Quién como tú, Mujer, para doblegar las palabras a tu antojo. Quién como tú para hacerlas florecer en miles de estrellas en el cielo del corazón.

Besísimos, Sirena. Qué bueno es tocar la sal de tu mar.

S. oOoxXxOoxO

M@riel dijo...

Hacía tiempo que no visitaba el blog, y debo decir que el regreso ha sido provechoso. Hermosas palabras, y una imagen muy bien escogida. Como de costumbre, excelso. Siempre es una delicia regresar por aquí.
Un abrazo.

David Vegue dijo...

Siempre he pensado que, considerando las características que hacen que cada uno de nuestros sentidos sea un sentido, nuestro sexto sentido es el lenguaje, la palabra. Qué hermoso es que lo que dice el poema, al mismo tiempo, lo realice. Que con tu sexto sentido toques mis seis sentidos, y los de tantos otros. Qué hermoso, porque el alma se encuentra al final de los sentidos. Sólo tocándola conseguimos definirla.

Besos polisémicos (de seis sentidos diferentes).

Rocío dijo...

Anónimo, jajaja, el "Pabernosmatao" me hizo soltar la carcajá. Un beso!


Sí, Ybris, como si fuera un tocado y hundido. Besos.


Ay, Dido y cuánto tiempo llevo sin visitarte...Van a tener que estirar las horas del día para hacer tantas cosas! A ver si hablamos tranquilamente. Un abrazo enorme, preciosa!


Sobreíntima, que tú puedas tocar la sal de mi mar, me hace estar a mí más sabrosa.
-sísimos saladitos!


¡Gracias, Mariel, guapa!


David, como mujer que es la guitarra, también hace gala de sus seis sentidos. Y yo, como guitarra que soy, te beso con mis seis cuerdas.

anayely dijo...

linda imagen me gusta por la gutarra
...
i al sentir la mano de esa persona especial todos los sentidos estan con aqel ser